De Aquí y de allá Weblog

Un cantabro, de Santoña, con “principios”, el General Vicente Diaz de Villegas

“De Aquí y de allá” ya ha tratado en varias ocasiones, del conflicto que desde la mitad de la década de los 90, esta sufriendo Goma, Kivu Norte, donde miles de pesonas viven desplazadas en este momento. Es conocido, tambien. como la “guerra del coltan”, ese mineral del que se obtiene el elemento imprescindible para que funcione cualquier ordenador o teléfono movil. Un mineral de un valor extraordinario, motivo por el que la República Democrática del Congo se encuentra sunmido en una guerra, en la que en poco mas de 10 años, han muerto unos cinco millones de personas. Cuando hice aqullos artículos, recibí enseguida una comunicacion de un voluntario en ese pais, en la que me daba las gracias por ocuparme de esta zona, “interesadamente” olvidada, facilitándome esta dirección de un blog, “Paremos la Guerra en Kivu”, para su difusión: http://stopthewarinnorthkivu.wordpress.com. Ahora se han vuelto a poner en contacto con este blog de jignape, “de aquí y de allá”, para facilitarme esta información… Díaz de Villegas: “My only option was to resign. It was my duty” In Analysis, News on February 8, 2009 at 8:33 pm Those who have been following closely the war in North Kivu will remember general Vicente Díaz de Villegas. General Díaz was named Commander in Chief of the MONUC forces on October 4th, 2008. He resigned only three weeks later, just few days before the CNDP offensive towards Goma on October 29th. Many international staff evacuated Goma that day (me included). The following days, many people wondered why General Díaz has resigned. But his lips remained sealed and acces to him in Spain was forbidden to journalists… Precisamente, ELPAIS.COM Internacional, se hace eco hoy,en un reportaje firmado por MIGUEL GONZÁLEZ / SANDRO POZZI, del que voy a sacar algunos parrafos, los que hacen referencia a este general santoñes que ha puesto sus principios por delante de honores y medallas…

Díaz de Villegas (1948 Santoña),  no es un militar pusilánime o impresionable. Ni siquiera por los horrores del Congo, sumido desde hace décadas en una cadena de guerras y rapiña que han costado la vida en la zona de los Grandes Lagos a cinco millones de personas desde 1994. “Soy consciente de los riesgos que entraña cualquier misión, para militares y para civiles. Y sé que estos riesgos son inherentes a cualquier conflicto. Mi dimisión no se debió a ellos”, escribe el general en su informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS.

Forjado en la Legión y en unidades de Operaciones Especiales, fue jefe del primer contingente en Kosovo, en 1999; de la Brigada Ligera Aerotransportable cuando un helicóptero con 12 de sus subordinados se estrelló en Afganistán en 2005; y de la Comandancia de Melilla, uno de los puestos más sensibles del Ejército.

Tampoco tiene fama de acomodaticio. En 2002, el ministro de Defensa, Federico Trillo, lo puso en la lista negra porque exigió que la orden para que sus soldados limpiasen el chapapote del Prestige se cursara por la cadena de mando reglamentaria.

Villegas aterrizó el 29 de septiembre en Kinshasa en un avión de la Fuerza Aérea española, con un reducidísimo equipo de apoyo que integraban un teniente coronel, un brigada y dos cabos.

Su primera sorpresa fue enterarse de que sólo 10 días antes, sin que nadie se lo hubiese advertido, la MONUC y el Gobierno de Kinshasa habían firmado el llamado Plan de Separación, que fijaba una zona desmilitarizada entre las tropas gubernamentales del presidente Kabila y las milicias de N’Kunda. Los cascos azules se comprometían a imponer su aplicación a la guerrilla, con la que Kabila se negaba a negociar.

“Dicho plan equivalía, en mi opinión, a un caso claro de misión a la deriva o fuera de control [mission creep en el orginal en inglés]”, escribe el general. “Se trataba de aplicar presión militar sobre grupos armados a través de acciones ofensivas para las cuales las tropas de MONUC no tenían mandato ni capacidad. De hecho, dicho plan estaba totalmente divorciado de la realidad”.

Villegas sabía de qué hablaba. Lo primero que hizo tras asumir el mando fue visitar los destacamentos de la MONUC en el este del país (Kanyabayonga y Sake, en la provincia de Kivu Norte; Millembwe y Wallangu, en Kivu Sur; y Kamatsi y Bogory, en Ituri), donde actuaban no sólo la milicia tutsi del CNPC, sino también los Mai-Mai y las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), grupo hutu apoyado por Kinshasa en los que se habían integrado antiguos interhamwe (los que matan juntos), responsables del genocidio ruandés de 1994. …

Para aquellos que quieran la información completa sobre este tema, esta es la direccion: http://www.elpais.com/articulo/internacional/tenia/opcion/dimitir/Era/deber/elpepuint/20090208elpepiint_1/Tes#EnlaceComentarios

Anuncios

9 febrero 2009 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: