De Aquí y de allá Weblog

San Valentin y los enamorados

Este sábado 14 de febrero es San Valentín, el patrono de los enamorados. Este santo, debió ser el colmo de los enamoramientos, pues ya han pasado años desde entonces y se le sigue recordando, aunque, seamos realistas, aquí y allá, quienes se encargan de recordárnoslo y tambien de utilizarle, son los grandes almacenes y el comercio, restaurantes y agencias de viajes. El caso es que llega en un momento, nada propicio para alegrias. ¡Pues esta el ambiente económico para celebraciones! Aunque, tratándose de enamorados …contigo pan y cebolla ¿No era esto lo que decían? . . . . . .
El caso es que los comerciantes, sobre todo los grandes almacenes, ya se han encargado de crear el ambiente con decoraciones alusivas, escaparates con artículos como bombones, flores, lencería especialmente sugerente, anuncios de cenas románticas, ofertas de viajes de fin de semana, incluso cruceros a Venecia, etc., etc. ¡La que lió el bueno de Valentín! Ha pasado a ser reclamo de ventas, sustituyendo a las campañas de Navidad, Reyes y las rebajas de enero. Y por lo que he podido observar, parece que da resultado, por lo menos se ve a la gente comprando estos artículos, aunque también he escuchado a unas chicas comentar… esto lo tenemos mucho mas barato, en los chínos. . . . . . . .
Y ya, para completar semejante hartazgo, las radios y televisiones, algunas, nos han dado una sobredosis de merengue y cursilería, que para que te voy a contar, si lo habréis visto y oído igual que yo, por lo tanto, no voy a comentar nada, solo que me daba la impresión de estar viviendo decadas atrás, por lo que escuchaba.

Y, a todo esto, ¿Qué pinta San Valentín en este sarao? Pues os cuento: Centran el origen de la historia de San Valentín en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido. En este periodo también se prohibía el matrimonio entre los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias. Es en estas circunstancias cuando surge la figura de San Valentín, un sacerdote cristiano que ante tal injusticia decide casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos. . . . .
Valentín adquiere por proteger a los enamorados y auspiciar bodas secretas gran prestigio en toda la ciudad y es llamado por el emperador Claudio II para conocerle. El sacerdote aprovecha aquella visita para hacer propaganda de la religión cristiana y convencer al emperador para que siga los pasos de Jesús. Aunque en un principio Claudio II se sintió atraído por aquella religión que los mismos romanos perseguían, los soldados y el propio Gobernador de Roma le obligaron a desistir y organizaron una campaña en contra de Valentín. El emperador romano cambió de opinión y ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote. . . . .
La misión de condenar al sacerdote la tuvo que llevar acabo el lugarteniente, Asterius. Éste, cuando estuvo delante del sacerdote, se burló de la religión cristiana y quiso poner a prueba a Valentín. Le preguntó si sería capaz de devolver la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro. El lugarteniente y toda su familia se convirtieron al cristianismo pero no pudieron librar a Valentín de su martirio, siendo ejecutado un 14 de febrero. . . . .

Mientras estuvo encerrado, su carcelero le pidió que diera clases a su hija Julia, a base de lecciones y horas juntos, Valentín se enamoró de la muchacha. La víspera de su ejecución, envió una nota de despedida a la chica en la que firmó con las palabras “de tu Valentín”, de ahí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en la actualidad y de la expresión de despedida “From Your Valentine”; conocida en todo el mundo adjunta en miles de postales de San Valentín. . . . .

La historia de San Valentín hubiera quedado ahí si no fuera porque dos siglos más tarde la Iglesia católica la recuperó. Por aquel entonces era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana derivada de los ritos en honor del dios Lupercus, dios de la fertilidad que se celebraba el día 15 de febrero. Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.
¿Que tal la historia? Bueno, así la he leído y así la pongo. . . .

Anuncios

13 febrero 2009 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: