De Aquí y de allá Weblog

LA TORRELAVEGA INCOMPRENSIBLE- I: ESQUELETO DE UN EDIFICIO CADAVER DESDE HACE CUATRO DECADAS, JUNTO A OTRO EDIFICIO FANTASMA DE 25 AÑOS, EN UN ESPEJISMO LLAMADO “LA MIES DE VEGA”.

Foto de J Ignacio Peña Ruiz-Capillas.

Estran uno frente al otro, el más antiguo, un edificio en esqueleto desde hace 40 años, exactamente de 1975 que fue cuando la empresa ‘Torres de la Vega S. A.’, solicitó en el Ayuntamiento la licencia de construcción de un edificio de 16 viviendas ‘de renta limitada’ que fue concedida al año siguiente para construir cuatro alturas y cuatro viviendas por piso. 

Resulta que el propietario de la empresa, Luis Pondal Rubín, con licencia para 16 viviendas, decide levantar hasta siete alturas, o sea, tres más de las que tenía licencia y por lo tanto doce pisos más que harían un total de 28, en lugar de las 16 que se autorizaron por parte del Ayuntamiento.

El tema se lió y entre1978 y 1980 se sucedieron las solicitudes de autorización, denegadas por el Ayuntamiento y los organismos de la vivienda del gobierno cántabro , hasta que finalmente, la Comisión Municipal Permanente (hoy denominada Comisión de Gobierno), presidida por Manuel Teira Fernández, acordó, nuevamente, denegar dicha licencia por las especiales características que concurrían en la zona: falta de ordenación, incidencia de las rondas de circunvalación, problemas de saneamiento, falta de calles, etcétera, hasta que pasadas casi dos décadas del inicio de la construcción, en 1993 se inició el expediente de caducidad de la licencia, dándose audiencia al interesado para que pudiera recurrir, pero no presentó alegaciones dejando cerrado el proceso.

Así y muy resumida es la historia de ese esqueleto, del cadáver del ‘famoso’ edificio de Mies de Vega, del que hizo un interesante artículo la periodista Nieves Bolado en el Diario Montañes en 2008, del que he sacado los datos que dan respuesta a dos de las tres preguntas que planteó en su comienzo ¿Por qué nunca se acabó este edificio? y ¿Quién es su propietario?, quedando ahora por responder la tercera ¿Que se hará de él en el futuro?.

Pues de aquel entonces, 1993, a hoy a finales de 2015, todo sigue igual, es decir que casi 25 años después nos queda el cadáver de un edificio o su esqueleto de siete alturas.
Por cierto que a ese esqueleto del edificio de Luis Pondal se pegó otro que lleva el mismo camino, la Iglesia levantada por Teodosio Herrera, pensando que este lugar, Mies de Vega, albergaría cientos de viviendas y miles de futuros feligreses para la misma.

La historia de aquel espejismo que sintió Monseñor Herrera, se contará en otro momento.

Foto de J Ignacio Peña Ruiz-Capillas.

(Fotos de Jignape, domingo 15.11.2015, al atardecer)

Anuncios

17 noviembre 2015 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: