De Aquí y de allá Weblog

El arquitecto Enrique Bolado puso fin al ciclo de conferencias “Crónicas del Crecimiento Urbano de Torrelavega S. XIX-XXI

J Ignacio Peña Ruiz-Capillas·Lunes, 3 de octubre de 2016

                                                                                                                                                                                           Útima conferencia que ha cerrrado el ciclo Crónicas del Crecimiento Urbano Torrelavega Siglos XIX-XXI, desarrollado en la Sala Municipal Mauro Muriedas cada martes del pasada mes de setiembre , enmarcadas con mucho acierto en al ámbito de la exposición “Torrelavega en Construcción (1870 – 1920)”, que se ha podido contemplar en la propia Sala Mauro Muriedas que por cierto, fue un diseño del Maestro de Obra, Pablo Piqué

En esta ocasión, el turno fue para el arquitecto Enrique Bolado Gutiérrez, que hasta 2013 en que se jubiló, ha sido el responsable del Servicio de Planeamiento y Gestión Urbanística de la Gerencia Municipal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Torrelavega.

Su conferencia tenía por título, De las Rondas al Bulevar Ronda y en ella hemos podido escuchar a uno de los expertos con mayor conocimiento del urbanismo y su evolución técnica y legal en Cantabria, y especialmente en el municipio de Torrelavega, que ofrecio toda suerte de explicaciones sobre el origen, evolución y desarrollo final del denominado Bulevar Ronda que como manifesto, con los años se ha confirmado como una zona de múltiples beneficios para la ciudad, como la descongestión del tráfico rodado, la conexión viaria entre los diferentes pueblos y barrios del municipio, la zona peatonal, ciclable y recreativa en que se ha convertido dicho trazado, y su aceptación masiva por parte de la ciudadanía, que lo percibe como un elemento de cohesión y uno de los entornos más atractivos de la ciudad para pasear, hacer deporte o socializar.

Como referente y origen de la evolución del tejido urbano reciente, el arquitecto Enrique Bolado dijo, que puede considerarse la encrucijada de caminos constituida por el camino de Castilla y el camino Bilbao – Oviedo, ambos construidos como tales en la segunda mitad del siglo XVIII. Desde un punto de vista estrictamente territorial esta encrucijada no es más que un punto de paso, pero desde el punto de vista urbano se aprecia como un punto de encuentro. El posterior desarrollo urbano, como consecuencia de la implantación de actividades productivas sobre el Término Municipal o sus inmediaciones, se realiza apoyándose en las infraestructuras existentes (antiguos caminos transformados en carreteras) lo que transforma el punto de encuentro en punto de conflicto sobre el que confluyen los tráficos rodados de paso con los tráficos locales rodados y peatonales. Cuatro Caminos es, además de un referente urbano, un hito territorial de preocupante consideración.
Para solucionar el conflicto planteado, se recurre a modificaciones de trazado viario que pasan a conocerse como las “Rondas de Torrelavega”.
El planeamiento municipal reciente establece el trazado definitivo de estas “rondas” y la utilización estrictamente urbana de los suelos cuya gestión ya se había consumado para dar lugar al llamado “Bulevar Roda”, uno de los tramos, recien terminado y sin tiempo de que crecieran unos de los grades alicientes del ‘Bulevar’, los árboles y plantas, vemos en la foto el tramo entre Campuzano y Nueva Ciudad II
Anuncios

27 septiembre 2016 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario